Temblorosa hizo desaparecer el ruido en su interior y en ese momento sintió un escalofrio, una sacudida de placer.