Es negra, se enrosca entre mis brazos y no deja de llorar...

¿Lo sabeis? ¿No?

¡Es mi gata! Estos días como estoy tan liada con el curso, la niña que cuido y todo eso ha estado muy sola en casa y ahora se dedica a acosarme.

Duerme conmigo, pegadita a mi, ronroneando incesamente. Cuando me levanto de la cama me sigue, cuando voy al baño se va corriendo a la cama, como exigiéndome que vuelva al redil a darle amor.

Mi gatita, pobreta, que se siente sola.

Por lo demás sigo con el messenger jodido y esas cosas, cést la vi (¿se escribe asi?)