La luna ilumina el ciprés y yo me siento sola, porque mi ciprés ni me habla, ni me mira, ni me consuela. Creo que el ciprés está enamorado de esa inconstante llamada luna.