Pues ayer salí cabreada de mi curso.

No sé si el término cabreada es el más adecuado, sólo sé que me fui antes de tiempo.

¿Qué es lo que pasó? Que me desmotiva mucho el ver que más o menos todo ya lo he dado, eso para empezar, para continuar me quema ver que la gente se acomoda muy facilmente y ya me he tenidi que enfrentar al "hábla tú" Es decir cómo a ellos les da verguenza, me toca a hacerlo a mi. En vez de mejorar nuestas "fallas" busco a otro que lo haga por mi (y encima ese otro soy yo)

Y las puntillas ayer fueron que le hice un comentario a uno de los preofesores acerca de un manual, que en su momento me vino muy bien y me contestó con algo que no tenía nada que ver. No sé fue en plan "es que engordar el temario por engordarlo" Lo otro es la insistencia en vender que el formador lo sabe TODO, cuando eso es mentira. El formador no lo puede saber todo, no puede ir de que lo sabe todo, no debe mentir, no debe ser un mentiroso. El educador lo que sabe lo tiene que decir con seguridad y si le preguntan algo que desconoce tener las herramientas para averiguarlo, porque el conocimiento es algo que se construye, al menos esa es mi opinión.

No lo veo claro, estoy cansada y tengo sueño. No voy a darme de baja ni renunciar, pero espero que este esfuerzo sirva para algo.