No sé de donde proviene tanto dolor