Por las calles de sevilla, andaba una aceitunita paseando.

La aceitunita (pequeña y rellena) soy yo por si no os habiais percatado.

Volvía de hacer actividades insurgentes a espaldas de mi padre cuando me he dado cuenta de lo fea que iba: el pelo recogido en un moño inmundo y mal hecho, unos pantalones que no me quedaban bien y un jersey cómodo y enorme. Soy tan poco "cool"

Luego he estado pensando en cómo escaquearme de estar con mi padre y de lo mala hija que soy, pero es que es insoportable y su novia también y cuando se juntan son un dolor de cabeza enorme.

Mi padre que es un pesado super intenso y ella que es el rigor de las desdichas terminan siempre discutiendo. No importa si son las 3 de la tarde la 6 de la mañana o las 12, ahí que se ponen a chillar (sobretodo mi padre)

Son como dos niños pequeños de los que hay que ocuparse y preocuparse, por ejemplo en qué van a comer...

Lo peor de todo es que estoy segura de que he heredado cosas de mi padre, cosas malas, y quiero deshacerme de ellas porque no quiero repetir sus errores, sus patrones de conducta.

Saludos subversivos.