Hace unos días volvía casa cuando oí una voz que me llamaba y vi una cara que me resultaba familiar.

Era L, mi archienemiga de la carrera. Todo comenzó en segundo de carreta cuando la mala fortuna hizo que entrase en mi grupo de trabajo.

Mi amiga y yo la denominamos a partir de ese trabajo de Pedagogía Ambiental como "La Garrapata" Su comportamiento fue tan ruin y vago que sentí ganas de golpearla en una ocasión.

Ese trabajo podría haber sido una maravilla, pero el hecho de cargarme a mis espaldas el curro que 8 personas deberían haber hecho hizo que no lo disfrutase en exceso (una que es un poco maniática)

A raíz de una bronca que tuvimos por culpa del susodicho trabajo, nuestra enemistad se hizo más que patente, era tal mi animadversión hacia ella que me alegré de que suspendiera cierta asignatura.

Y dos años después de la carrera me la encontré, con mala carucha y me saludó. Sé que ella ha pasado por malos momentos, eso es lo que tengo entendido y también sé que había mucha gente que no la soportaba, pero despues de 730 días la verdad es que me importa muy poco todo, porque está muy lejano.

Cosas que pasan. En próximas entregas he de comenzar una serie que se llamará "Historias de una webcam"

Buenos días