Quiero obligarme, quiero conseguir que de mi mente salgan palabras hermosas que conmuevan a la multitud.

No importa si los sentimientos que provoco son risas o llantos mientras sean sinceros.

Pero, de un tiempo a esta parte, el pozo de mi inspiración se ha secado. No soy capaz de escribir nada, y me pregunto ¿es que he perdido la capacidad de soñar? ¿de imaginar? ¿de fantasear?

Cuando sueño, mis sueños son prosaicos, llenos de tonterías, de "si yo fuera rico", de si fuera bella, de quiero una casa en la playa...

Y nadie quiere leer esas cosas, ni siquiera yo...

Lentamente pasan los minutos, las horas, los días y los meses y todo sigue igual, estancado.