Ayer fue un día de mierda y lo fue por muchísimos motivos.

Algunos muy serios, otros más intrascendentes pero todos ellos se alinearon para que anoche acabase llorando a moco tendido.

Aunque antes de eso quiero felicitar el cumpleaños a alguien que no está. Felicidades con un día de retraso, te felicito aunque no te pueda dar un beso no un abrazo. Te felicito porque es lo único que puedo hacer, acordarme de ti que ya no estás. Lo único que me queda de ti son mis propios recuerdos.

Dicho esto me despido desde casa de la niña que cuido, mi ordenador va a tardar mucho, muchísimo en estar operativo y por cierto en una semana me echan de iberia y ayer tuve una movida super gorda en el curro.

Hay días que uno (y una) se arrepiente de haberse levantado