El martes empiezo con las clases, que miedo, que emoción, que cosquillitas en el estómago... ainsssss quiero tener ya el carnet y sentirme libre, para ir donde se me ocurra cuando las paredes de mi casa se me caigan encima.

Aparte de eso estoy preocupadilla, en el curro me han querido meter unas horas extras, el sábado de 3 a 24 y el dómingo de 2 a 23 y he dicho que asi no.

La cuestión es que no puedo salir a las doce del curro el sábado y les propuso estar todas las horas que querían el domingo y el sábado sólo hasta las 10. No me han llamado para contestar, ni para decirme nada y lo peor es que me huelo represalías, en el sentido de putaditas, sobretodo para los tres días de vacaciones que me quedan.

Por lo demás bien, aunque trabajando mucho, demasiado diría yo. Tengo que encontrar otra cosa para lo cual necesito el carnet y cuando lo tenga... podré decidir, tendré más opciones, o eso espero.

Y poco a poco los días van pasando y se acerca octubre, con sus recuerdos, sus penas, sus añoranzas...

Un saludete