Abre esa puerta que conduce a mi alma, ábrela y ayuda a que me salve.

Cierra, cierra mis carnes abiertas, mi corazón desgarrado, cose con hilo fino para que las esperanzas no salgan huyendo de mi vida.