El otro día un pasajero en 15 minutos me contó su vida y sus problemas de pareja. Me contó todo lo que le dio tiempo a contar. ME usó como confesora y consejera. A mi, una desconocida, y no porque le interrogase especialmente. Creo que simplemente le escuché, no le paré.

La gente se siente sola y por eso le cuenta sus cosas a una chica que acaban de conocer.

La gente se siente sola y por eso le abre su corazón a cualquiera que le escucha.

Resulta desconcertante que en el mundo de la tecnología, de los avances en comunicación es cuando más sólos nos sentimos.

¿No será que nos aislan para que tengamos que consumir? Móviles de última generación, (o simplemente estar horas colgados del teléfono), páginas para encontrar el amor, chats...

Las personas nos sentimos solas...