Cuando se está vacío no se tiene nada qué decir