En el curro me va regular. Ayer me equivoqué en algo importante (que al final no acabó en nada grave) y hoy un pasajero me ha montado un pitote enorme. Cuando acabó me fui al baño a llorar, no quería que mis compis me viesen ni se diesen cuenta, asi que me fui a los más alejados.

Me senté en el suelo del baño con mi super uniforme y me descargué.

Me miré en el espejo y no vi signos de llanto, pero cuando llegué todo el mundo se percató ¿por qué?

Odio ser tan jodidamente transparente a veces.

Odio que me afecten estas cosas.

Odio que mi trabajo me absorba.

Odio sentir que no sirvo para esto.