Pues después de la caída anímica viene la física, y no estoy utilizando metáforas.

Ayer me escoñé mientras saltaba una valla con la compra. El resultado es que en mi tobillo ha crecido una naranja y me duele esta mañana la españda y un brazo.

Desde ayer no puedo caminar con normalidad. Me he vendado el pie, me he echado cremita y lo he puesto en alto, pero esta mañana he ido a currar.

El dolor físico no está tan mal, por lo menos esto, porque me distrae de pensar en otras cosas. Lo malo es que me apetecía salir este fin de semana, pero con el pie asi no creo que pueda.

Entre tanta negrura aparecen cosas buenas, por ejemplo mi prima está embarazada, de mellizos, es el primer caso en la familia =) y además se ha llevado 4000 euros en un programa de la tele.

En el curro trabajo el 24 y 25 de diciembre además del 31, asi que me esperan unas navidades moviditas.

Pero basta de quejiditos lastimeros y chorraditas varias. Una vez más hago propósito de enmienda.

No me dejaré vencer, no sin luchar, si algo me he demostrado a mi misma es que soy una superviviente.

La vida no es como es, es como nos la tomamos y hay que echarle valor. No voy a negar que me siento sola muchas veces, pero...

Quizás necesitaría huír, pasar hambre y frío en algún país europeo, quizás debería hacer muchas cosas, el día que pueda las haré.

Escucho cierta canción y se me eriza la piel ("One Of These Days")

Sonará estúpido, o cínico, o descreído, pero no creo que haya nadie protegiéndome en ningún sitio, no creo que mi madre vele por mi, no creo que nadie lo haga, porque las personas nos tenemos a nosotras mismas. Podemos tener amigos, parejas, familia, que nos acompañe, pero la pena la pasamos solos. Es la frase de la película "Llora y llorarás solo, ríe y el mundo reirá contigo"

Estoy sensiblona y llorado con cierto vídeo que tuve el placer de ver en el blog de Campanilla

Y no me cuento mucho más.

Ánimo a todos y os dejo con una de mis citas preferidas: "La felicidad no es un destino sino una forma de viajar"