Llevo todo el día quitando spam del blog. Es una actividad poco gratificante la verdad. Y eso que ahora yo lo tengo más fácil para borrarlo.

Hoy he estado hablando con mi hermana, que ha estado en el aeropueto, alli ha visto a compis de trabajo y le han dicho que el tema está jodidisimo. Muy poca gente, muchos vuelos y muchos problemas con los aviones, con los billetes... con todo.

Supongo que sólo me queda resignarme e ir con mucha paciencia, paciencia y sabiendo que me va a tocar lidiar con situaciones muy complicadas.

Otro tema es el de los horarios quizás me toque el 5.30- 9.30 am lo que es un problema puesto que no hay autobús del curro y yo no tengo carnet... asi que puede ser una experiencia cuanto menos interesante.

Hoy en el autobús camino a casa de mi jefa (con la lluvia que caía pasba de ir andando) un tío me ha echado un repasón, a mi y a l a otra mujer menor de 60 años.

Ha sido tan poco disimulado que yo con legañas y todo me he dado cuenta. Después de percatarme me pregunté qué es lo que el tio este estaría viendo en mi, qué apreciaría, que opinión le merecería mi aspecto físico. Será que estoy poco acostumbrada a que nadie me mire.

EN el autobús también pensaba en la píldora del día después. Conozco genteque está en contra de ella porque hay muchas adolescentes que la usan de manera irresponsable, pero también hay gente que conduce de manera irresponsable y no por ello se han prohibido los coches.

¿Cómo evitar que este método de emergencia deje de ser visto como una panacea? Supongo que la información es indispensable, pero sobretodo el respeto hacia uno mismo y hacia las parejas sexuales.