Pues eso que me levantado con dolor de cabeza, pero de eso no va mi artículo sino de mi sueño. Aunque luego actualizaré porque tengo prisa, lo tengo que poner que si no, luego me olvido y me da rabia.

He soñado que se me metía una abeja... en la ¡¡¡¡¡¡¡oreja!!!!!! Lo peor de todo es que yo notaba que la abeja o avispa estaba ahí, como un bastoncillo pero con alas y tenía miedo

¡¡Qué griima!!

El dramatismo de este artículo desaparece al leerlo ahora, puesto que aunque lo esribí esta mañana, por un descuido no lo he podido publicar hasta ahora.

Saludos