Me siento como una mala persona.

La cosa ha sucedido hace poco más de una hora. Estábamos comiendo la niña que cuido y yo (tengo una cara muy triste mientras lo cuento) y le he dicho que se comiera otro filete, ella no ha querido, yo he insistido, ella me ha contestado mal y yo la he levantado de la silla y le he dado un azote (cara de arrepentimiento) y ella se ha puesto a llorar desconsoladamente.

Y ahora pienso que se me ha ido la mano y que soy una mala persona y una mala educadora, porque algún azote había caído pero ella nunca había llorado asi.

Ha llegado su madre y me ha respaldado, y me ha dicho que no tiene importancia, pero no sé.

Qué difícil me resulta educar