Creo que son necesarias hoy en día. Nunca han venido los hijos con manual de instrucciones, pero parece que los padres lo tienen más complicado que nunca. Digo que parece porque veo a niños de 4 años enganchados a la play, niños de 9 con móviles de última generación, y niños de 6 que no quieren jugar con otros niños.

Recuerdo una carta al director que le daba las gracias a super Nanny por enseñar a los padres cómo educar a los hijos e hijas. Super Nanny no educa, adiestra desde mi punto de vista y además en cosas obvias. Hay cosas en las que debemos ser adiestrados, no lo critico, pero educar es mucho más que adiestrar.

En estas escuelas de padres y madres habría que hacer algo más que "decirles que hay que hacer" porque eso implica que lo intentarían llevarlo a cabo un par de días y luego todo volvería a lo mismo. Las personas somos asi, en el cambio de actitudes no sólo hay un elemento cognitivo (darnos cuenta de que lo que nos ofrecen está bien) sino afectivo y actitudinal. Sin estas tres esferas no se produce el cambio.

Además los padres, madres y cuidadores tendemos a idealizar a quien cuidamos y no sólo eso, nos revienta que nos digan que lo hacemos mal, nos sentimos juzgados y adopamos una posición defensiva. Por lo que una escuela de padres y madres con un experto diciendo: "hay que hacerlo asi" no sería eficaz

Quizás lo más adecuado sería algo más de autogestionado, o auto-organizado, con un experto que asesorara pero sobretodoq eu sirviera para que se pusieran en contacto los padres entre sí, hablaran de sus problemas, de soluciones...

El inconveniente sería el tiempo que deberían dedicar y sobretodo que muchas veces los padres menos involucrados son de los niños más problemáticos.

Si los padres se implicasen en las escuelas las cosas irían mucho mejor, pero al final padres y madres van por un lado y la escuela por otro y asi tenemos a chavales de 19 años que meten puñaladas a personas que sin querer les tiran una copa encima.

Cada vez que un menor comete un delito (sobretodo si es grrave) no sólo es culpa suya, sino es un reflejo del fracaso de padres y sociedad