Hace dos años aprendí una dura lección: estamos solos. Las personas sólo se tienen a sí mismos, sus fuerzas, sus manos... da igual lo acompañados que estemos al final el camino nadie lo puede recorrer por nosotros.