Creo que estoy ovulando, noto unas pequeñas molestias a la altura de mis pedazo de ovarios (lo dijo el que me hizo la ecografía no yo)

La verdad es que llevo unos días un poco tontona, sin embargo en estos días siempre ha habido alguien que ha sido capaz de arrancarme una sonrisa y hacerme sentir mejor. A todas esas personas muchas gracias.

Llevo pensando unos días en la mentira.

Para mentir hace falta uno que mienta y uno que crea. Un crédulo que se fíe y alguien con credibilidad.

Creo que a veces queremos creer las mentiras que nos dicen, que nos quieren, que nos escuchan, que les importamos... lo acpetamos porque son mayores nuestras ganas de que sea cierto que los deseos del otro de engañar.

Lo peor es que cuanto más deseabamos que fuese verdad más nos duele la mentira, pero ¿en el fondo no es un poco culpa nuestra?

Tengo pendiente un artículo sobre una persona a la que admiro, otro sobre el libro de educación sexual y... muchas cosas más, pero es que no me apetece.

Saludos