Venía de trabajar a las tres y no había un alma por la calle y recordaba cosas y se me ocurrían anécdotas que luego plasmaría en este humilde blog.

De todas esas ideas sólo queda una, el resto han huido como ratas de un barco que se hunde.

El jueves pasado fui a una mini-cena de graduación. Digo mini porque de 60 compañeros que somos fuimos unas 18 personas.

LA cuestión es que surgió en mi lado de la mesa el tema de las películas porno (eso jamás, jamás, jamás pasa cuando yo estoy por alli)

Yo defendía que este género cinematográfico tiene una vertiente poco apreciada que es la humorística, y para ello me remetía a dos películas. La primera es Gladiator X y la segunda es "Sr Negro todo eso no me cabe"

Lo que yo defiendo es que cuando se ve porno con amigos las risas están aseguradas. Esos guiones absurdos, esos argumentos subrealistas... todo ello conduce a la carcajada más espontánea que pueda existir.

Gladiator X fue que en un cumpleaños terminamos viéndola y algunos de los diálogos quedaron para siempre marcados en nuestro corazón.

La peli del señor negro, fue algo más íntimo, y nos picó la curiosidad cuando vimos el título en la programación. Como estábamos en casa de mi abuela (con ella dentro) le quitamos el sonido, y lo que alli vimos es la cara de sufrimiento de una muchacha a la que de verdad no le cabe más. Seguramente en el doblaje se esuchaban gemidos pero esa cara era de sufrimiento.

EN esa cena hablamos de programas épicos de canales locales que ahora mismo no me apetece relatar (pero quizás alguien cuelgue cierto día en youtube)

Y os dejo que me he está saliendo una birria de artículo y me pongo triste