Pues ayer estuve en un mercadillo medieval, aqui, en sevilla, muy modesto, pero como a mi me encantan estas cosas me dio igual.

Lo que más hice fue mirar, aunque me compré jabón, un bizcocho y un caramelo y me echaron las cartas.

Yo antes echaba las cartas, pero lo dejé hace años y ultimamente me está volviendo a picar el gusanillo.

BUeno pues pregunté por el trabajo y no me dijo cosas muy buenas la verdad. Ya sé, que puede ser mentira, y ya sé que se puede equivocar, pero me hubiera animado si me hubiera dicho algo chulo.

Lo que me dijo es que el cambio se ve a bastante largo plazo. Por ahora seguiré trabajando cuidando a la niña, aunque en un futuro se ve que cambio de niño aunque no de oficio.

También me dijo que me centrara en mis estudios que estoy muy poco concentrada.

LA verdad es que las cartas que me salieron eran malas, muchas de ellas, si me hubiera dicho otra cosa hubiera estado segura que me timaba.

También salió una carta atípica en cierto lugar de la tirada. Según la carta estoy llena de rabia, y la verdad es que no sé si es cierto o no.

Quizás vuelva a echar las cartas, aunque por ahora lo que voy a hacer es intentar aprobarlas todas en junio. Sólo espero conseguirlo.

Es extraño, aunque ahora mismo estoy asustada porque no sé que va a ser de mi vida, hay una pequeña Patricia diciendo que ánimo, que lo puedo conseguir.

Que tengais una maravillosa tarde de sábado, salid a pasear que las ciudades están hermosas hoy