Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

viernes 12 mayo 2006

Hoy he llorado

Pero eso no es digno de mención, últimamente lloro incluso cuando consogo abrir un tetrabrick sin tijeras.

Mi gata también está rara, se sienta en mitad del pasillo y lanza unos quejidos lastimeros ¿qué le pasará, será la edad gatuna?

Hoy he llorado con mi jefa, mientras recordábamos a una persona que no está, mientras pienso en mi acto de graduación y en las ausencias, mientras me planteo si hay vida después de la carrera.

En Sevilla ya hace calor, la gente empieza a disfrutar de las noches y yo pienso. Pensar se me da muy bien, deberían pagarme por ello.

Empiezo una nueva etapa de mi vida, y me está costando lanzarme a la piscina.

Sevilla, ciudad que detesté durante años. ¿Podré quedarme a vivir aqui? ¿Tendré que emigrar?

No importa cuánto me preocupe por adelantado, cuando llegue el momento seré capaz de afrontar lo que venga (o lo que no venga)

Otro gato muy bonito y adorable

Sé que es una chorrada pero como mi blog es tan deprimente ultimamente os dejo un video de un gato precioso

Leer el resto del artículo

More than a woman

Aaliyah era cantante y actriz, norteamericana, murió con 22 años en un accidente aéreo.

No sé por qué ahora me ha dado por escuchar sus discos, incluso he visto sus videos y me he emocionado viendo sus entrevistas.

Decía cosas obvias que hay que disfrutar con tu trabajo, pero ¿cuánta gente lo hace? A lo mejor estaba todo escrito por guionistas, pero no me lo parecía.

Aaliyah se murió con 22 años, mi edad. Siempre he pensado/sentido que no llegaría a los treinta y el hecho de que sea incapaz de imaginarme a los treinta me preocupa.

He visto a alguien que pensaba que llegaría a vieja morir muy joven.

Si muriese hoy creo que no me sentiría mal. Es cierto que me quedan muchísimas cosas por hacer, pero he amado, odiado, viajado... creo que me siento satisfecha hasta ahora.

Siempre he pensado que las personas somos energía y que la energía ni se crea ni se destruye, pero tras vivir la muerte de un ser querido sólo diré que he sentido el vacío, el hueco, el desamparo...

Saber que esa persona y yo jamás estaremos de nuevo cerca, como estábamos me hace sentir hueca.