imagen inquietanteHace un tiempo os hablé de Miguel, mi primer amor de ojos azules y gato negro llamado kiwi.

Pues bien ahora os hablaré de Eugenio, me enamoré de él en quinto de EGB, era rubio y también tenía los ojos azules. Éramos muy amigos (Eu inaguró mi época de siempre amiga nunca podrás ser nada más) La cuestión es que ese fue nuestro último año en la misma clase.

A mi en sexto me cambiaron de clase, pero seguíamos siendo amigos. La tragedia griega se produjo cuando a una amiga mía le empezó a gustar. Obviamente yo oculté mis sentimientos y cuando descubrí que a Eu también le gustaba mi amiga hice de celestina para que salieran y asi empezaron.

Si pensais que lo peor para aquella niña de 11 años fue eso estais muy equivocados, lo peor es cuando él dejó de hablarme y mi amiga me evitaba, la enfrenté y me dijo que le molestaba que Eu hablase conmigo asi que se lo había dicho. Vamos que estaba celosa de mi amistad con él.

Asi que haciendo una buena obra me quedé sin amiga y sin amgo (y chico que me gustaba)

Por cosas del azar nuestros destinos se unieron en el viaje de fin de curso de octavo de EGB. Yo no le había olvidado y la suerte quiso que tuviera que dormir en nuestro vagón (fuimos sevilla-barcelona en tren, era un viaje de noche)

La verdad es que por unos días pareció que los antiguos colegas volvían a reunirse, pero la noche de regreso, cuando todos aparentemente dormíamos, me desperté y pude ver unas sombras besándose. Eran Eu y otra amiga. Ahí di carpetazo al asunto, era más de lo que una chica de 13 años podía soportar.

Al cabo de un par deaños le vi y no me gustó lo que observé. Había cambiado, se había vuelto un chulo, había perdido su mirada.

Y ahí acabó la historia con mi segundo amor