Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

domingo 23 abril 2006

Full Metal Alchemist (la película)

Una de las mejores series de anime que he visto ultimamente y sin embargo la película se salva por los pelos y por un requiebro al final del todo.

Decepcionante, creo que es la palabra para describir esta cinta, que además de ser excesivamente larga su argumento no llega a ser de la calidad que su serie.

No lo entiendo, cómo pueden empañar asi una obra de calidad y fama como la que nos ocupa.

No la recomiendo, creo que es evidente.

El día después de

El día después del Salón del Manga de Jerez me he levantado con el pelo revuelto, la piel suave y las piernas ligéramente cansadas y en general feliz.

Ayer me lo pasé genial, no por el salón, ni por mi enfrentamiento, si no porque estuve rodeada de amigos y amigas a los que quiero muchísimo, con los que reí y con los que pude también desahogar mis nervios.

Cuando vi a mi archienemigo (llamémosle Paco que corto) no pude decirle nada, en ese primer momento me descompuse y me agobié pensando que no podría, que llevaba casi un año esperando encontrármelo y que iba a desperdiciar la oportunidad. Hablé con mi hermana por teléfono y me infundió ánimos, pero no para que me enfrantara a él, sino para que disfrutase con las personas con las que estaba.

Iba andando, le vi, anduve tres pasos, me giré y le dije que si podía hablar con él. Y lo hicimos, sobretodo yo. Saqué una por una, con todo el dolor, las espinas clavadas. Para algunas no tuvo respuesta (la historia viene de muy largo) para otras no me vi satisfecha, pero por la más importante obtuve unas disculpas.

Le di la oportunidad de que me dijera lo que quisiera y no la quiso aprovechar.

La verdad es que fui muy sincera, le dije que le había odiado y que le había deseado lo peor. Y es verdad, me hizo muchísimo daño, ahora no le odio, las cosas jamás serán lo que fueron, pero ya no hay veneno. Además el más perjudicado ha sido él, me perdió como amiga, yo he perdido muy poco, como el tiempo me ha demostrado

Me he quitado una losa, estaba tan nerviosa, que después de hablar con él, cuando estaba con los que quería se me escapó una lágrima, estaba en casa, con ellos jamás estaría desprotegida.

Me quedan algunos demonios más que procuraré exorcizar, pero eso no me preocupa ahora, cuando sea el momento éste llegará sin que yo haga nada.

¿Y el salón? Colas para entrar, pocas proyecciones, mucha gente comprando y mucho maleducado. No me ha gustado, es más sólo compré un regalo y un llavero para mí; pero me lo he pasado en grande.

Muchos saludos a todos y a todas