Hoy tengo una cita con mi destino, es hora de que cierre capítulos, de que sea valiente, de no arrugarme ante la situación en el último momento.

Mi hora ha llegado, mi archienemigo y yo estaremos juntos en un mismo recinto. ¿Seré capaz de decirle lo que pienso? ¿podré decirle todo sin perder la educación? Sólo puede decir que espero que sí. Tengo que poder, una persona que me hizo tanto daño no puede quedar impune. Al menos que sepa que me hizo daño (si no lo sabe ya)

No voy a negaros que tengo miedo de decepcionarme a mi misma, pero sé a donde quiero ir, hacia delante, y tengo que hacer esto para soltar lastre.