Estaba escuchando esta canción de Busted cuando me he puesto a pensar en cierta ruptura.

Es de las pocas en las que luego he podido ser amiga de mi ex, en las otras o no les he vuelto a ver o no han sido muy sanas.

Recuerdo que me di cuenta de que no funcionaba y no olvidaré cuando trataba de decidir cómo y cuándo decírselo.

Era un sábado por la mañana y le dije la verdad, que lo que sentía por él no era amor, que no era justo para él y que lo sentía. Mientras tenía unas ganas de llorar enormes pensaba en que tenía que guardármelas una a una, porque encima que era yo la que rompía no me iban a consolar, no era justo.

El chico se fue cabizbajo y yo me di la vuelta para evitar que me viera llorar