He dicho.

Tras la tormenta emocional llego el chocolate y con él la calma. No es que mis dudas hayan desaparecido es que no me sirve de nada estar como estaba ayer.

Tengo un objetivo que es terminar esta carrera de Pedagogía este año, y a partir de ahí la incertidumbre.

Sé que puedo sobrevivir, ¿no lo he hecho hasta ahora?

Asi que ya sabeis si en algún punto de este mundo alguien necesita una pedagoga comprometida, especializada en educación sexual, con capacidad de esfuerzo, grandes habilidades comunicativas, un poco rencorosa y con muchos sueños que cumplir que se ponga en contacto conmigo