El dolor incapacita, asusta tanto volver a sentirlo que nos quedamos quietos, agazapados.

El miedo al dolor nos motiva a muchas personas, es una especie de impulso que nos moviliza, aunque a veces para mal.

El miedo a volver a sufrir daño hace que no nos movamos a tiempo, que aguantemos, que nos callemos...