Te levantas como siempre, y con el pelo revuelto te encaminas a enfrentarte a un día normal y algo, una foto, un caramelo te devuelve al pasado y vuelves a ser la niña vulnerable. Tus defensas han caido.

Que alguien llame al Séptimo de Caballería