Dibujo en blanco y negroAquí me encuentro, sola, delante del ordenador, llorando por una estúpida canción, llorando porque mi vida es una mierda, llorando por compadecerme de mi misma, llorando porque no estás aquí, llorando como en las canciones, ríos y mares y dándome cuenta de que da igual lo que llore, todo seguirá igual, igual, igual o diferentemente igual.

Me he vuelto una amargada que sucumbió, soy una persona cuyo máxima aspiración, no logro colmar, estoy harta, harta de siempre la misma mierda, un día tras otro me encuentro con lo mismo.

Me odio cuando siento envidia de los demás, me odio cuando me compadezco de mi misma, pero ¿por qué no soy capaz de acurrucar junto a mi pecho a esa niña envidiosa que soy?

Si yo no me compadezco de mi misma ¿alguien lo hará?

Ven pequeña criatura, ven déjame que te arrulle contra mi pecho, quizás si dejo de odiarte te vayas, quizás algún día el amor que siento por ti me haga mejor persona a mi. Quizás no se trate de ayudar a los demás si no a mi misma.