Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

sábado 25 marzo 2006

Fightstar - Palahniuk Laughter

Lo prometido es deuda, después del video censurado aqui os muestro el videoclip, de esta canción, que por cierto es de mis preferidas. Disfrutadlo, porque vale la pena. Es una muestra de que no hay que encasillar a nadie

Leer el resto del artículo

Lloro

Ya que estamos lanzada cuarto relato breve. Disfrutadlo

Leer el resto del artículo

All you need is love

Me he decidido, tercer escrito. Espero que os guste.

Leer el resto del artículo

De mayor quiero ser...

De mayor quiero ser como Carrie Bradshaw, una escritora de éxito, atractiva y con dinero para comprarme zapatos de Manolo Blahnik

En estos momentos de mi vida tengo tanto miedo de lo que mi futuro me depara...

Me gustaría seguir estudiando porque tengo aun que prepararme para ser buena en algo ¿pero qué quiero hacer? Es lo primero que debo tener claro, porque "cuando no se sabe el rumbo ningún viento sopla a favor"

La cuestión es que debo decidirme primero por el dinero o la vocación.

Si me decanto por la vocación debo especializarme. Pero para ello debo decidir qué quiero. ¿Quiero hacer unas oposiciones?¿Quiero hacer algo de animación sociocultural? Descartando la educación sexual por inviable (aunque esté especializada en ello; me quedan los ayuntamientos.

He pensado en estudiar otra carrera mientras trabajo, no sé, buscar mi sitio.

Me gustaría que llegase mi hada madrina y me dijese, tú serás... Pero eso es lo fácil, que otros tomen decisiones por ti, que si se equivoquen sea culpa suya. Pero hace tiempo decidí que yo no sería asi, yo elegiría mi camino, y si ese camino no existiese lo empedraría yo, con cada paso que diese, pero, tengo miedo.

Mientras escucho a Lacuna Coil intento sacar a fuera mis temores que son lo único que podría detenerme.

¿Nadie necesita una pedagoga con vocación y capacidad de esfuerzo?

Desde el mar de las dudas me despido

Déjame que piense

Mientras limpiaba me he puesto a pensar en tercero de carrera, cómo en un artículo que tuvimos que leer y un cachito del programa redes se hablaba de que nuestro cerebro está hecho para ser feliz. Yo creo que no sólo nuestro cerebro, sino todo nuestro cuerpo, ¿soy la única a la que le encanta que le acaricien las espalda o le hagan cosquillitas en la mano?¿soy la única que disfruta al meterse en una cama recién hecha?

Sé que no, pero ¿entonces porque nos empeñamos en ser desgraciados? Yo creo que Jorge Bucay da una pista importante en un cuento suyo

La realidad es que partimos de una concepción errónea. La felicidad NO es un destino sino una forma de viajar.

La felicidad no es algo que llega de forma inesperada, sino una actitud frente a la vida. Y como todo en este vida se debe educar, puesto que si no, no aprendemos a viajar.

La escuela por desgracia tradicionalmente no ha contribuido a formar a las personas integralmente sino que ha servido para expedir títulos y enseñar con mayor o menor éxito una serie de materias (elegidas no al azar)

Entonces si nuestros padres no son felices ¿nos pueden enseñar a nosotros y a nosotras a serlo? más aún ¿cuando la escuela no da pistas sobre ello y peor aun cuando vivimos en una época en la que tener se asocia con ser feliz?

Yo creo que se puede romper el círculo, pero hay que pensar mucho sobre ello, hay que sentir mucho, dejarse llevar, escuchar a nuestro cuerpo (esto es fundamental)... Es complicado pero no imposible.

Os dejo con un cuadro de Dalí que me encanta, siempre lo hizo, es una de mis obras de arte favoritas.

Cuadro de Dalí en el que los relojes se han convertido en algo líquido

Después, después, después

foto de un cardo borriquero en blanco y negroPues eso, que después de casi doce horas durmiendo he entrado en la fase autocompasiva.

Tengo la sensación de que soy frívola, como las malas de las telenovelas, así de frívola. ¿Soy sólo eso, un estereotipo?

Mi blog nació para ser otra cosa, iba a hablar de educación y libertad y en vez de eso hablo de Charlie SImpson. Creo que un futuro próximo me releeré todos mis artículos, los del principio para encontrarme.

Hay tantos temas que no he tratado, como el de la macrobotellona, el despido libre para menores de 26 en Francia, como un análisis en profundidad de los fallos que le veo a mi rector, a mi facultad, a los profesores...

¿Será que me he acomodado? ¿o simplemente será que soy egocéntrica? Creo que una mezcla de las dos cosas. Voy a intentar superar la pareza y ponerme escribir de cosas serias.