Este artículo va dirigido a una mujer que conozco, que creo que está algo perdida. Es una mujer, es dulce, es guapa, es inteligente y una persona comprometida con sus sueños.

Sin embargo creo que se deja llevar por personas que le hacen daño, aguanta a personas que no debería por no hacer daño a alguien que quiere y no creo que eso sea lo mejor. No debería guardar sus sentimientos.

A las personas se nos debe querer por lo que somos, con nuestras luces y sombras, porque sin la oscuridad no se precibe la luz.

Me gustaría darle un abrazo y decirle que despertase, pero no creo que deba ser yo quien lo haga, siento que no estoy lo suficientemente cerca de ella.

Después de todo puedo estar equivocada. Pero creo que no, detras de su sonrisa tierna veo mucha tristeza. Me da la sensación de que piensa que más adelante todo se arreglará, que todo cambiará, que... Pero nada cambiará si ella no toma la determinación, si no se mira en el espejo y se empieza a querer. Mientras tanto es como una polilla que se va a quemar por culpa de la luz.

Aqui os dejo una magnífica imagen del Artista Luis Royo que creo que ilustra este artículo a la perfección. Luis Royo