Ahora que parece que he superado mi bloqueo creativo vamos a hablar de algo antiguo pero que me llama profundamente la atención.

Cuando EE. UU invadió Afghanistan nadie se manifestó contra la guerra, bueno casi nadie y lo digo con conocimiento de causa, porque yo sí fue a las manifestaciones. Pero con la guerra de Irak la gente se volcó, la gente se enorgullecía de ir. ¿Por qué? Porque molaba decir que estabas en contra.

Yo me manifesté contra la guerra de Afghanistán porque me parecía que no se iba a solucionar nadaa, se iba a lograr popularidad y ya de paso resevas de gas.

Se dijo que se iba a liberar al país de los Talibanes, me río. Durante años, y años y más años ONG´s denunciaron lo que pasaba en este país, de nuevo olvidado y nadie, ningún país hizo nada. Pero tras los atentados del 11-S llegó la oportunidad para explotar este país, las personas estaban conmocionadas, querían justicia o venganza. Se invadió un país para atrapar un terrorista y no se atrapó, pero ya hay un gaseoducto ¿verdad?

Si fuéramos a Afghanistan estoy segura de que veríamos a muchas mujeres todavía con burka, veríamos un pueblo que vive miserablemente, que lo único que ha cambiado es que ahora tienen menos gas.