Ultimamente no sé que me pasa pero me cuesta escribir. Será el tiempo, o que mi gata me incordia, o simplemente seré yo.

Sé que soy un poco intensa y que me repito mucho, pero bueno, nadie dijo que yo era perfecta.

El problema es que tengo millones de ideas pero luego no soy capaz de plasmarlas, quizás porque estoy perezosa y no me apetece ponerme a pensar.

La verdad es que llevo unos días muy rara, empiezo a creer que los libros de autoayuda funcionan, o al menos los de Jorge Bucay.

Después de leerme "El Camino de ls Lágrimas" me he leído "Déjame que te cuente" y me he quedado maravillada, sobretodo con un cuento en concreto que no voy a explicar aqui porque sería quitarle encanto. Pero lo importante es que creo que estoy cambiando, que después de un año de sufrimiento empiezo a ver algo de luz en un túnel que parecía no tener fin.

Estoy tomando las riendas de mi vida, cosa paradójica porque nunca me había ido tan mal en la carrera, pero... Lo importante es que me voy sintiendo mejor. Sigo sin saber qué voy a hacer con mi vida cuando termine la carrera, sigo muerta de miedo porque no sé si alguien verá mis cualidades y me contratará pero confío en mi. Sé que puedo sobrevivir, ya me lo he demostrado a mi misma. Es hora de que disfrute un poco de la vida, de quitarme estas telarañas de tristeza. También es hora de que cierre capítulos de mi vida, aunque me asuste, pero tengo fuerzas, o al menos eso creo.