Ya era hora de que hablara de la Universidad de Sevilla, que es la mía.

Esta universidad que se vanagloria en su publicidad de ser la primera de la clase tomó la decisión (el rectorado) el curso pasado, de eliminar un grupo de segundo de Pedagogía.

Esto no tendría importancia si en este curso no hubiera lo que se llama "asignaturas tapón", una asignatura con más de un 50% de suspensos. Asignatura en la que hace tres años había más de 500 alumnos y alumnas matriculados.

Entonces, la política de la universidad de sevilla es masificar ante el fracaso, algo muy lógico.

Como se viene demostrando desde hace años a nuestro rector le importan muy poco las carreras de educación. ¿En qué se demuestra? En el tema del edificio único. Nuestor rector lleva años y más años dándonos largas.

Me parece inconcebible el abandono al que nos tiene sometidos, pero la culpa es nuestra, de los estudiantes de educación. Somos una de las facultades con más estudiantes y no hacemos nada. Permitimos que nos pisoteen.