Me gusta le educación sexual, creo en ella, conozco sus virtudes y desde hace 4 años me he dedicado con pasión a ella.

Ahora estoy haciendo un trabajo, debo buscar empleos para educadores sexuales y mi sorpresa es mayúscula, no encuentro nada.

¿Es que los educadores sexuales no son necesarios? Claro que lo son, pero no son valorados. Este colectivo puede ayudar en todas las etapas, se trata de que es una labor no reconocida, parece que no da dinero ayudar a hacer felices a las personas.

Me siento triste al darme cuenta de que no voy a poder hacer algo que me gusta, o que va a ser muy difícil, pero no me desanimno, sé que sirvo para esto, para la educación y nadie me va a parar.