Iba caminando por la calle, sintiendome desgraciada porque a veces me pierdo entre tanto pensar que no lograré mis sueños y vi al pobre de mi barrio.

El señor sin hogar de mi barrio si fuera aseado y con ropa limpia parecería un abuelete, pero es pobre y está tirado en la calle y la mayor parte de la gente pasa de él.

Al verle me di cuenta de lo afortunada que soy. Me quejo por trabajar y estudiar pero al menos puedo trabajar y estudiar.

Cuando anduve unos pasos me giré y le di un euro. No creo que con eso se vaya a un hotel, pero quizás se compre unos cigarros, o quizás una cerveza, o algo que a lo mejor le hace sentir un 0´01% mejor. A lo mejor me he equivocado, pero en lo que no me equivoco es que nadie debería tener que vivir en la calle. ¿Y si fuera nuestro abuelo? ¿Y si fuéramos nosotros/as?