Ahora que me encuentro aqui, creo que he de hacer una especie de declaración de intenciones, un código deontológico que marque el estilo de este blog. Empecemos:

  1. Siempre diré la verdad, aunque sea políticamente incorrecto, impopular, cínico o lo que sea. La verdad será condición imprescindible de lo que piense y de los posibles hechos que narre.
  2. Lo personal siempre se mezclará con lo profesional. Como futura profesional de la Pedagogía creo que tratamos con personas, no con muebles. Creo firmemente que aunque no queramos los sentimientos, positivos o negativos interfieren en nuestro quehacer asi que lo primero es conocerlos y aceptarlos como parte de nosotros.
  3. El ser apolítico significa una forma de política. No debemos confundir La Política con los partidos políticos. Todos tenemos nuestras ideas respecto al mundo. Sólo añadir que el mundo lo hacen las personas, nosotros/as tenemos el poder de cambiar.

Para empezar ya está, a medida que siga investigando, aprendiendo, hablando, esta declaración de intenciones aumentará, pero antes de nada quiero dar mi definición de educación.
La educación es el proceso por el cual los individuos se integran en una sociedad. La educación nos da las armas para vivir en una sociedad determinada. Pero educación no sólo es el colegio, natación o las clases de inglés. Educación es también cuando nuestros padres nos dan un abrazo, cuando con nuestros amigos y amigas hacemos castillos en la playa... La educación es el más poderoso instrumento de cambio social, cambio que puede ser para mejor o peor. Está en nuestras manos, en la de todos y todas. Tengo fe en un mundo mejor, tengo fe en las personas. Soy consciente de que suena un poco soñador pero opino que los sueños son el comienzo de los grandes proyectos